ARTÍCULOS
 
  • PRIMERA ESTRUCTURA. 06/11/2012 (Expansión 7/11/12) 6 2012
     
                   En cualquier caso, el comentario de un lector ha vuelto a desencadenar mi necesidad de, en estos momentos turbulentos, aportar mi grano de arena través de esta magnífica plataforma digital, y extenderme y concretar en el análisis, y formular propuestas de solución.
     
                    En situaciones excepcionales, hay que adoptar soluciones excepcionales, tanto en la forma como en el fondo. Y la principal reforma estructural que considero hay que emprender como medida de choque es la de la legislación hipotecaria.
     
                    Más de 400.000 familias se han quedado fuera del sistema por culpa de una legislación hipotecaria obsoleta, que tiene más de un siglo, y que sigue perpetuando privilegios jurídicos en un momento en que el sistema financiero está claramente afectado y pidiendo su rescate. Al tiempo existe un clamor por parte del mismo sistema para que la gente apueste por un consumo, aunque sea solo un consumo responsable. Y yo me pregunto, ¿cómo se puede pedir al ciudadano de a pie un esfuerzo en materia de consumo si ha de destinar la práctica totalidad de sus ingresos a satisfacer créditos hipotecarios privilegiados? ¿Es que nadie se ha molestado en consultar las estadísticas de gasto familiar y los porcentajes de endeudamiento hipotecario de las mismas en relación con la total población española?. ¿La única solución es la creación de un “banco malo” que acumule todos los inmuebles procedentes de ejecuciones hipotecarias para ponerlos a la venta por debajo del 60 % de su valor de hace cuatro años?.
     
                    Si lo que queremos es perpetuar la crisis, y que al final el valor de todas las viviendas bajen de valor, adelante. Se producirá un posible pequeño repunte en la economía, pero será fugaz, y enseguida nos daremos cuenta del craso error. Pues al día siguiente seremos todos los españoles más pobres en términos absolutos. Las viviendas, todas, incluidas las no hipotecadas, bajarán de valor, ya no tendremos ahorros, y mucho menos inversiones rentables que convertir en liquidez para el consumo.
     
                    Hoy, nos levantamos con un atisbo de esperanza, los representantes nacionales de la Plataforma de Afectados por las Hipotecas se reúnen con los principales partidos políticos representados en el Congreso de los Diputados, para trasladarles sus propuestas. Las suscribo prácticamente todas, al menos las principales. A saber.
    - Moratoria: No se puede obligar a los ciudadanos a quedar sujetos a las obligaciones contractuales cuando la crisis ha alterado sustancialmente sus economías. Existe un principio general del derecho de las obligaciones y contratos que se resume en un latinajo: “rebús sic stantibus”, las cosas se han de acomodar a la situación en cada momento. Y en estos momentos, el precio de los inmuebles ha caído en picado. Luego, si los compradores en su momento de viviendas ahora no las pueden vender, no se les puede obligar cumplir estrictamente con sus obligaciones de pago de las cuotas hipotecarias. Y el incumplimiento en el pago de las mismas no puede obtener como sanción la ejecución anticipada de los préstamos hipotecarios.
    - Dación en pago: Si los inmuebles hipotecados en su momento han bajado de valor, el crédito aparejado a los mismos, y el valor de tasación de entonces no puede ignorarse, y en consecuencia, ambas partes contractuales han de asumir la pérdida por igual. No es justo, no ya desde la óptica de la legislación de defensa del consumidor, sino simplemente desde la óptica de la legislación civil, hacer sufrir a una de las partes (la menos culpable además), las consecuencias de una mala, o mejor dicho inexistente, política financiera.
     
    - Vivienda social: Siempre han alardeado los diferentes gobiernos de sus sanas intenciones de efectuar una firme política de vivienda para permitir el constitucional acceso a la misma a las clases más desfavorecidas. Ahora es el momento. La administración tiene la ocasión de oro para intervenir con pulso firme y sin miedo a los poderes económicos (que en estos momentos no saben exactamente si lo seguirán siendo por mucho tiempo), y gestionar la bolsa inmobiliaria de pisos vacíos que están aflorando por motivo de las mencionadas ejecuciones hipotecarias. Con control de los precios y ayudas y subvenciones para evitar la caída del valor de las viviendas. Pensando en los ciudadanos que desean acceder a la vivienda digna que les promete la Constitución Española, y por supuesto en todos los españoles que tienen concentrados sus ahorros en el sector inmobiliario, que son la mayoría, y no ven con ninguna gracia la posibilidad de que el valor de los mismos siga bajando en picado.
     
                    En estos momentos de incertidumbre y malestar políticos, he tomado la difícil decisión de abandonar definitivamente la militancia política. Y, casualidades de la vida, el mismo día en que abandoné mi escaño como concejal de un ayuntamiento catalán, a la salida del pleno, un representante de la Plataforma de Afectados por las Hipotecas se me acercó y me pidió el apoyo a sus propuestas.
     
                    En ello estoy, y por ello me comprometo hoy públicamente a seguir en esta brecha.

Enlaces:     COL·LEGI D´ADVOCATS DE GRANOLLERS     Col�legi d'Administradors de Finques     Generalitat de Catalunya     AJUNTAMENT DE GRANOLLERS     Col�legi Oficial de Gestors Administratius de Catalunya     Aso. Esp. De Contabilidad y Administraci�n de Empresas